Foto: Celine Frers

En la zona del Gran Chaco Americano se ha incrementado la deforestación,
la contaminación y la expulsión de indígenas y campesinos.

E n el contexto mundial de alta demanda de recursos naturales, el Gran Chaco Americano ―el mayor bosque seco continuo del mundo y el segundo bioma boscoso de Sudamérica― está recibiendo una creciente presión, pues en los últimos años se ha incrementado la deforestación, la contaminación y la expulsión de indígenas y campesinos. La explotación de hidrocarburos y la expansión de las fronteras ganaderas y agrícolas no alivian la pobreza estructural que caracteriza la región, expulsan comunidades que tradicionalmente han vivido armónicamente con el bosque y producen una degradación ambiental de grandes proporciones.

 

El trabajo de Avina en el Gran Chaco Americano

Avina y sus aliados trabajan por transformar el aparente dilema entre conservación y producción en una solución superadora, basada en una nueva economía construida a partir de la búsqueda de convergencia de intereses de los principales actores de la región y la construcción de una gobernanza participativa y efectiva, donde indígenas, campesinos, organizaciones sociales, empresas y gobiernos participen en igualdad de condiciones en la gestión sostenible de los bienes comunes de la región: el bosque, el agua y la tierra, entre otros.


Estos son algunos de los resultados de la Oportunidad de Desarrollo Gran Chaco Americano obtenidos en el 2012:

 

Monitoreo satelital para sancionar deforestaciones ilegales en Argentina

El monitoreo mensual del cambio de uso de suelo en todo el Gran Chaco Americano, liderado por Guyrá Paraguay, aliado de Avina, es cada vez más utilizado por las autoridades para actuar frente a las deforestaciones ilegales. En el 2012 se consolidaron varios procesos de monitoreo satelital de deforestación en la región. Gracias a la intervención del Foro Ambiental Córdoba, que puso en alerta a la autoridad ambiental, la Secretaría de Ambiente de la provincia argentina de Córdoba utilizó los informes del monitoreo de Guyrá Paraguay y detectó una deforestación ilegal del departamento Minas. La detección a tiempo dio inicio a los procesos administrativos correspondientes para la punición de esta deforestación no autorizada. Tras la labor de vigilancia ciudadana del Foro Ambiental se verificó una alentadora disminución de la superficie desmontada mensualmente en el chaco cordobés, que  bajó de 3.302 hectáreas en junio del 2012 a 85 hectáreas en enero del 2013.


También en Paraguay y Bolivia el monitoreo satelital ha permitido que se incida en acciones estatales y ha servido de guía en las políticas públicas.

 

Por otro lado, el Proyecto Nativo ―del que Avina forma parte― comenzó a emitir sus informes de deforestación en el Gran Chaco Argentino a través de la información producida a partir de la alianza entre la Red Agroforestal Chaco Argentina y la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires. En el futuro cercano, esta nueva tecnología permitirá alertas aún más tempranas, al detectar también los trabajos preparativos de deforestación.

 

Adaptabilidad al cambio climático en Bolivia

Ante las amenazas que traen consigo las consecuencias del cambio climático, los aliados de Avina, Nativa Bolivia y Agro XXI han desarrollado una metodología participativa que potencia las capacidades locales de enfrentar o transformar en una oportunidad los impactos del cambio climático que ya se hacen visibles en la región.


El municipio de Villamontes, ubicado en el departamento de Tarija (Chaco boliviano), fue el primer lugar en que se validó esta metodología y se desarrolló un plan piloto de adaptación al cambio.  Como resultado de este primer ejercicio se logró: un espacio de fortalecimiento de la gobernabilidad a través de la concertación de visiones de desarrollo; la reorientación de la inversión pública en función de las demandas ciudadanas, especialmente de los sectores más desprotegidos; la identificación de oportunidades de acceso a recursos de cooperación e innovación en temas productivos, y diálogos entre las agendas globales y locales.


Por el éxito de esta iniciativa, la metodología ya se está replicando en otros cuatro municipios del Gran Chaco Americano, se ha planificado la réplica en nueve localidades de la Amazonía boliviana y se recibieron 173 demandas de transferencia de la metodología procedentes de cinco países. Del mismo modo,  se está gestionando su transferencia a las mancomunidades municipales del país, con un potencial de llegada a más de 300 municipios.

 

Nuestros principales aliados y coinversores en el 2012 para esta oportunidad son:
  • Redes Chaco: para la visibilidad de los temas vitales de la ecorregión y la generación de gobernanza participativa.
  • Nativo, Bosques y su Gente:  Iniciativa binacional (Chile- Argentina) orientada a reducir las tasas de deforestación y degradación de los bosques nativos mediante la participación ciudadana, el aprendizaje en el uso y manejo sostenible de los mismos y la mejora de las oportunidades para la comercialización de bienes y servicios que estos brindan.
  • Guyrá Paraguay: para monitorear la deforestación, incendios e inundaciones en Argentina, Bolivia, Brasil y Paraguay a fin de promover prácticas productivas sostenibles, involucrar a las empresas en la protección de la biodiversidad y crear incentivos para la conservación.
  • Movimiento Agua y Juventud: para dotar de acceso al agua a 100.000 familias en el Gran Chaco Americano.
  • Fundación Nativa: para acompañar a los municipios chaqueños en el diseño e implementación de medidas de adaptación al cambio climático.
  • Banco de Bosques: para movilizar a la población en la valoración del bosque chaqueño y constituir el Parque Nacional La Fidelidad.
  • Red de Monitoreo del Pilcomayo: para fortalecer el sistema de alertas y prevención de desastres y generar información para la gestión sostenible en esta cuenca trinacional.