El Bioma Amazónico es una región que comparten nueve países ―Brasil, Bolivia, Colombia, Ecuador, Perú, Venezuela, Guyana, Surinam y la Guayana Francesa― y posee una superficie aproximada de 7,8 millones de kilómetros cuadrados (semejante al tamaño de los Estados Unidos). Este valioso bien público es el resultado de una amalgama de ecosistemas con una amplia riqueza de recursos naturales que son fuente de oxígeno, agua y energía para el sustento de la vida de la biodiversidad en el planeta.

 

Foto: Federico Bellone

La deforestación de la Amazonía afecta a la región pues influye en el cambio
climático y la sostenibilidad de los ecosistemas.

Conservación de una fuente de vida

Q ué sucede cuando esta fuente de vida, el Bioma Amazónico, comienza a ser deforestada para, entre otras cosas, expandir la agroempresa, ganadería y agricultura, para la construcción de carreteras y otras obras de infraestructura, y  para la creación de asentamientos rurales?  Todo esto genera una degradación del Bioma Amazónico al tiempo que aumentan las emisiones de CO₂ y se reduce la capacidad de absorción de la misma, lo que favorece el efecto invernadero e influye sobre el cambio climático y la sostenibilidad de los ecosistemas. Todo esto repercute negativamente sobre la calidad de vida de más de 33 millones de personas que habitan en la Amazonía, sobre la inmensa diversidad de fauna y flora que alberga la región y sobre la salud del planeta entero. ¿Se puede evitar que se continúe degradando esta fuente de vida y revertir algunos de los daños ya ocasionados? Sí. ¿De qué depende? De nuestra capacidad de construir una visión global de la Amazonía como bien común y trabajar en conjunto para su conservación.  

 

El trabajo de Avina en la Estrategia para el Bioma Amazónico

Avina apuesta por la visión y acción de la Pan Amazonía como un todo, más allá de los límites administrativos o políticos.  Por ello, contribuimos  a través de la articulación y fortalecimiento de los actores locales y regionales, a fin de mitigar el cambio climático y de garantizar la sostenibilidad del ecosistema y calidad de vida de los habitantes. Nuestro objetivo es localizar, fortalecer y conectar iniciativas para construir una visión de la Amazonía como bien común, promoviendo agendas compartidas y multisectoriales, donde la información y el análisis riguroso encaminen la sostenibilidad del Bioma Amazónico. Nuestra acción tiene énfasis en tres ejes estratégicos:

 

  1. Consolidar una plataforma panamazónica que refuerce la cultura de sostenibilidad en la Amazonía y gestione salvaguardas sociales y ambientales contra las tendencias más amenazadoras en dicha región.
  2. Instalar capacidad permanente y efectiva de monitoreo independiente de la deforestación en la sociedad civil panamazónica, para la incidencia ante el gobierno y el sector privado.
  3. Consolidar los modelos exitosos de gestión territorial que evitan la deforestación en el Bioma Amazónico y promueven el desarrollo sostenible

 

Durante el 2012 la Estrategia para el Bioma Amazónico ha trabajado intensamente en el refinamiento efectivo de la oportunidad, lo que ha involucrado un importante proceso de reflexión sobre el actual contexto de presiones y amenazas en la Amazonía, así como las formas más efectivas de ejercer un contrapeso. La redefinición de los ejes estratégicos de actuación para Plataformas Panamazónicas de Salvaguardas Socioambientales, Transparencia Forestal y Gestión Territorial apunta a la posibilidad de alcanzar un mayor impacto en las acciones para los próximos años.

 

Estos son algunos de los resultados de la Oportunidad de Impacto Estrategia para el Bioma Amazónico obtenidos en el 2012:

 

Gobiernos y sociedad civil unidos para reducir la deforestación

Foto: Paula Ellinger

Granja agropecuaria en Alta Floresta que sigue buenas
prácticas ambientales.

En el 2012 la Estrategia para el Bioma Amazónico alcanzó importantes logros en la disminución de la deforestación, fruto de una mayor interacción de nuestros aliados con el sector gubernamental, generando incidencia en la agenda pública prioritaria.


Uno de los principales logros del 2012 es que el municipio de Alta Floresta, ubicado en el estado de Mato Grosso en Brasil, pasó de ser uno de los municipios de mayor deforestación del país a ser un precursor de municipio amazónico basado en compromisos intersectoriales y procesos productivos sustentables. El Ministerio de Medio Ambiente de Brasil confirmó que Alta Floresta fue retirada de la lista que registra los municipios que causan mayor daño forestal en la región amazónica.


También referente a la disminución de la deforestación, el trabajo sinérgico con la Gobernación  de Santa Cruz, Bolivia, fue fundamental para la consolidación de la política de prevención de quemas e incendios. A través de las campañas de concientización y organización de mesas sectoriales que generaron mecanismos de control y fiscalización, se han alcanzado resultados en la reducción de problemas generados por las quemas.


Otro importante resultado fue el anuncio del Gobernador del estado brasileño de Pará sobre la meta de la llamada “deforestación cero” para el 2020. Esta resulta desafiante comparada con la meta de Brasil de reducir un 80% la deforestación.

 

El éxito obtenido en estos países es el resultado de la alianza entre Avina y Skoll Foundation y la estrategia de gestión territorial junto con aliados como: Instituto Centro de Vida (ICV), Imazon, Fundación Amigos de la Naturaleza  (FAN), gobierno municipal de Alta Floresta, gobierno departamental de Santa Cruz y el gobierno estatal de Pará, entre otros.

 

Nuevas redes para una mayor incidencia

Foto: Edmond Sánchez

Presentación del atlas “Amazonía Bajo Presión” en Santa Cruz, Bolivia.

La Estrategia para el Bioma Amazónico de Avina ha apoyado las actividades de dos importantes redes actuantes en la región: la Red Amazónica de Información Socioambiental Georreferenciada (RAISG), y la Red Latinoamericana de Ministerio Público Ambiental.


Por un lado, la RAISG ―que genera información estratégica de calidad para que esté a disposición de la sociedad civil, a fin de crear una sociedad informada para superar visiones fragmentadas de la Amazonía y brindar un panorama amplio de presiones y amenazas para toda la región y que incluye 11 organizaciones de la Panamazonía― ha generado y puesto a disposición tres documentos relevantes: el Mapa 2012 de Áreas Protegidas y Territorios Indígenas; el atlas “Amazonía Bajo Presión”, en el que se exponen las principales amenazas existentes en la región, y el Mapa de Deforestación de toda la Región Panamazónica, inserto en el atlas.

 

Por otro lado, reconociendo que las obras de infraestructura son importantes vectores de presión sobre la región panamazónica, la Red Latinoamericana de Ministerio Público Ambiental creó un grupo de trabajo para estudiar el tema de las centrales hidroeléctricas en la región de la Amazonía. El estudio incidió en decisiones judiciales relativas al tema, como por ejemplo la realización de una  evaluación ambiental integrada en las cuencas de los Ríos Tapajós y Jamanxim en Brasil, y la necesidad de estudios que consideren los impactos sinérgicos para la instalación de pequeñas centrales hidroeléctricas en el Pantanal. La otra es una red que articula fiscales del Ministerio Público de varios países con la intención de promover intercambios y acuerdos de interacción.

 

Protección de derechos humanos de los habitantes de la Amazonía

El 2012 fue también un año de grandes logros respecto a la protección de los derechos humanos de los habitantes de la Amazonía. En diciembre del 2003 el pueblo indígena Kichwa de Sarayaku denunció al Estado de Ecuador ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) por una serie de actos y omisiones al permitir que desde finales de la década de 1990 una empresa petrolera privada realizara actividades de exploración de yacimientos en su territorio violando varios derechos de los habitantes de la región. En junio del 2012 la CIDH falló en contra del Estado ecuatoriano, pues no consultó de manera previa, libre e informada al pueblo indígena Kichwa de Sarayaku antes de autorizar actividades de exploración petrolera en su territorio, violando sus derechos a la consulta, a la propiedad comunal indígena y a la identidad cultural. Este logro además es una gran victoria para otros pueblos indígenas de la región ya que el fallo de la CIDH constituye jurisprudencia positiva.

 

Avina apoyó a los dirigentes del pueblo Sarayaku en audiencias en los Estados Unidos y en foros regionales para la defensa de su caso.

Países en los que Avina trabaja sobre la oportunidad Estrategia para el Bioma Amazónico

 

 

Nuestros principales aliados y coinversores en el 2012 para esta oportunidad son:
  • Skoll Foundation, con la que tenemos una alianza para la mitigación del cambio climático a través de la preservación del Bioma Amazónico y sus servicios ambientales asociados.
  • Climate and Land Use Alliance, para promover la reducción de emisiones causadas por la deforestación en Brasil.
  • Fundo Vale, para la construcción de una estrategia sinérgica para la Panamazonía.
  • Articulación Regional Amazónica (ARA), para promover la articulación de aliados amazónicos que debaten alternativas para la conservación de la cuenca, a nivel nacional y Panamazónico.
  • Red Latinoamericana de Ministerio Público Ambiental, para promover la articulación e intercambio de experiencias entre fiscales del medio ambiente que enfrentan en sus países casos similares de presiones de desarrollo insostenible sobre la Amazonía.
  • Forum Amazônia Sustentável, para impulsar el foro más importante de debate intersectorial de modelos de desarrollo para la Amazonía Brasileña.
  • Red Amazónica de Información Socioambiental Georreferenciada (RAISG), como un espacio de intercambio y articulación de informaciones socioambientales georreferenciadas al servicio de procesos que vinculan positivamente los derechos colectivos con la valorización y sostenibilidad de la diversidad socioambiental en la región Amazónica.
  • CAF-Programa GeoSUR, con la que compartimos información clave para el monitoreo territorial  y la creación de espacios de intercambio de información y entrenamiento a redes de actores de la región.
  • Grupo de Trabajo Amazónico (GTA), para promover la participación de más de 600 organizaciones de las comunidades de la Amazonía brasilera en las políticas de desarrollo sostenible, reconociendo que la cooperación de los pueblos nativos y tradicionales es esencial para lograr la sostenibilidad.

 

El libro Minería y Actuación del Ministerio Público en Latinoamérica, publicado por la Red Latinoamericana de Ministerio Público Ambiental y patrocinado por Fundación Avina, resume experiencias sobre la minería, sus impactos y su regulación legal. Descárguelo aquí.

 

El atlas “Amazonía Bajo Presión”, creado por RAISG y con el apoyo de Avina, permite echar un vistazo sobre las presiones actuales y amenazas potenciales sobre la Amazonía. Descárguelo aquí.